Masticando fuego ‣ 12 de Julio

Después de varios años, Tomás (30), vuelve a la antigua casa de verano de su infancia. Pasará ahí el último día antes de entregarla a los nuevos compradores. Esto gatilla que Renato, el jardinero que por años trabajó para la familia, sea despedido. Tomás, solo en la casa,  notará cómo poco a poco las cosas comienzan a fallar; primero el agua,  luego la luz y finalmente una caseta a la que no puede entrar, de donde provienen extraños sonidos. De esta manera, en el espacio de un día, una noche y en una misma casa,  Tomás perderá la conciencia de qué es real y qué es fruto de su mente.  Cayendo en un espiral que lo terminará enfrentando consigo mismo.

Masticando fuego ‣ 12 de Julio